¿Cómo pagar con el Móvil?

La evolución de los smartphones ha convertido a estos dispositivos en herramientas fundamentales para la mayoría de las actividades que realizamos.

Nos levantamos por la mañana y miramos la hora, el tiempo o las noticias. Cuando llegamos al trabajo, podemos revisar las tareas pendientes, correos electrónicos o nuestra agenda profesional. Por la tarde, contactamos con nuestros amigos/as para salir a tomar algo y finalmente, en la noche, podemos relajarnos viendo alguna película o navegando por Internet.

Pagos online. ¿Qué ventajas tiene?

  • Su primera ventaja es la rapidez y agilidad con la que podemos realizar las operaciones. Tan solo deberemos acercar nuestro dispositivo al terminal de cobro o TPV (terminal de punto de venta) y de forma instantánea se llevará a cabo la transacción.
  • La comodidad que nos ofrece es otra de sus ventajas. Podemos olvidarnos de llevar la cartera cargada de tarjetas y siempre tendremos disponible un medio de pago, ya que estamos acostumbrados a llevar nuestro teléfono móvil siempre con nosotros.
  • Es un medio de pago muy seguro. La información bancaria de nuestras tarjetas se encuentra cifrada dentro de nuestro smartphone. De esta forma, se evitan riesgos como que se intercepten nuestros datos o que se duplique el número de nuestra tarjeta.

Finalmente, el manejo de esta funcionalidad es muy sencilla y fácil de usar. Solo deberemos instalar la aplicación, configurar y dar de alta nuestras tarjetas y ya dispondremos de un medio de pago rápido, cómodo y seguro con el que realizar nuestras compras.

 

¿Qué necesitas para pagar por el móvil?    

Lo primero que necesitamos es asegurarnos de que nuestro dispositivo móvil cuente con la tecnología NFC (Near Field Communication). Se trata de una tecnología inalámbrica de corto alcance que permite conectar dos dispositivos con solo aproximar uno a otro.

  • Si tenemos un dispositivo iOS, debemos saber que Apple incorpora un chip NFC en todos sus modelos desde el iPhone 6, sin embargo, su funcionalidad está limitada únicamente a través de Apple Pay.

No obstante, los terminales de Apple con iOS 11 o superior, ya pueden hacer uso del NFC con otras apps que no sea la de Apple Pay para pagar con el móvil.

  • Si nuestro dispositivo es Android, entonces bastará con abrir la ventana de notificaciones para comprobar si nos aparece el icono de NFC desde el que podemos activar o desactivar este tipo de conexión. Además, desde los Ajustes > Conexiones, también podemos comprobar si nuestro teléfono cuenta con NFC para poder pagar con el móvil.

Además, deberás tener una aplicación compatible con tu banco y con los pagos móviles como por ejemplo Google Pay, Apple Pay o Samsung Pay. El establecimiento, por su parte, deberá disponer de un TPV con opción “contactless” (sin contacto) para que funcione correctamente.

 

¿Por qué es tan seguro este método de pago?

Cuando haces una compra, estas aplicaciones utilizan una tarjeta virtual o “token” (Google pay) que no corresponde con nuestra tarjeta real.

En otros casos (Apple pay) se emplea un número único de dispositivo que se encuentra encriptado.

De este modo, el número de tu tarjeta nunca queda almacenado en tu dispositivo, ni en ningún servidor externo de la aplicación, y las aplicaciones jamás lo comparten con terceras empresas. Además, los datos de las transacciones no se registran, por lo que no pueden identificarte.

Otro de los temores a la hora de guardar los datos de nuestra tarjeta en el móvil, es que, en un momento determinado, perdamos o nos roben el teléfono. Si tenemos bloqueado el acceso a nuestro smartphone con PIN, huella dactilar o reconocimiento facial será difícil que alguien pueda acceder al dispositivo sin nuestro consentimiento. Además, si la aplicación que utilizamos para los pagos dispone de las mismas medidas de seguridad, será todavía más difícil que terceras personas puedan llegar a hacer un uso ilícito de nuestra tarjeta bancaria.

Finalmente, recuerda que, en caso de robo o pérdida, disponemos de la opción de localización, desactivarlo o incluso borrar de forma remota nuestra información.

En Segurjoya llevamos desde 1988 asegurando a joyeros como tú, conocemos las peculiaridades de tu negocio, y sabemos cómo «fabricar» un seguro a tu medida, optimizando el coste y ofreciendo las coberturas que necesita tu actividad. Conoce nuestra metodología de trabajo, nuestros servicios y nuestras ofertas en www.segurjoya.es